Archivo de la categoría: Obituarios

Murió Katiuska Mendoza, cantante de Los Niños Vallenatos del “Turco” Gil

Katiuska Mendoza
Esta es una de esas noticias para las cuales uno no está preparado para recibir ni para dar. La muerte de un ser joven, una niña de 19 años, en la flor de su juventud y de sus anhelos.

Se ha ido Katiuska Mendoza, la nieta del gran “Colacho” Mendoza, la de la voz potente, clara y melodiosa. Había nacido para ser artista y por eso a los 8 años de edad, sus padres Nicolás “Nacho” Mendoza Torres y Luisa Cotes Acosta, la pusieron en manos del “Turco” Gil y 4 años más tarde, ya como integrante de Los Niños Vallenatos, hizo parte de los invitados a cantar el folclor vallenato en la inauguración de la Biblioteca Presidencial Clinton en la ciudad de Little Rock, en Arkansas (EEUU) en el 2004.

Luego vinieron otros viajes, a Panamá y Venezuela y sus muy aplaudidas presentaciones en los Teatros Jorge Eliécer Gaitán y Colsubsidio en Bogotá y Heredia y Centro de Convenciones Getsemaní de Cartagena en el homenaje tributado a Gabriel García Márquez durante la Solemne Sesión Inaugural del Cuarto Congreso Internacional de la Lengua Española en presencia de los Reyes de España, Juan Carlos y Sofía; el ex presidente Álvaro Uribe Vélez; el ex presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, y el ex presidente de la República de Panamá, Martín Torrijos, entre otros grandes eventos.

Su voz quedó registrada en los dos CDs hechos hasta la fecha por Los Niños Vallenatos del “Turco” Gil (Anhelo un futuro y Homenaje a Bill Clinton) y su deseo de profundizar en su carrera de cantante la llevó a Bogotá, donde con el empresario Germán Espinosa adelantaba el proyecto de producción de su propio disco como solista de una agrupación que se iría a llamar “Las Cañaguateras”, bajo la orientación musical del “Turco” Gil.

Katiuska nació el 20 de enero de 1992 en Fonseca, donde culminó su bachillerato en el Roig y Villalba. Acababa de terminar su segundo semestre de Comunicación Social – Periodismo en Uniminuto en Bogotá, y también estudiaba música.

Once años de vida musical acumuló Katiuska, pregonando la música de la tierra de Francisco el Hombre. “El cantor de Fonseca”, de Carlos Huertas, y “La dama guajira”, de Hernando Lacouture, eran las canciones preferidas por ella para entregar a su público.

Katiuska fue la ganadora del Concurso de Voces Femeninas de ExpoFestival en Valledupar, en dos oportunidades, lo mismo que del Festival Voces y Canciones de La Paz y en San Gil.

Su muerte se produjo durante un procedimiento quirúrgico que se le practicaba en una clínica de Valledupar, en la nariz, por razones estéticas.

La velación y sepelio se cumplirán en Fonseca.

Recordamos a Anibal Arias a un año de su partida

Anibal Arias
Anibal Arias (Buenos Aires 20/7/1922 – Buenos Aires 3/10/2010)

Los párrafos transcriptos a continuación pertenecen al resumen sobre la trayectoria profesional de Anibal Arias publicado como presentación del long play editado por RCA “Anibal Arias (una guitarra y el tango)” en 1971. Fue su autor Luis Adolfo Sierra (1914-1998), notable tangólogo e historiador pionero en los estudios del tango:

Anibal Oscar Arias es porteño. Nació en Devoto, un 20 de julio de 1922. Pero el culto por las tradiciones criollas y las cosas de nuestra tierra, le viene por influencia de su hogar catamarqueño aquerenciado en Buenos Aires. A los cuatro años nació su amor por la guitarra. Lo heredaba de su padre, artista vernáculo, que fue primera voz del dúo encabezado por Manuel Acosta Villafañe.

Músico nato, Anibal Arias aprendió a tocar la guitarra de oído. Integró precoces conjuntos infantiles con sus hermanos y primos. Y además cantaba como segunda voz en aquella inolvidable agrupación musical “Los Catamarqueñitos”.

Pero a los diez años decidió emprender seriamente los estudios de guitarra con D. Pedro Ramírez Sánchez, también maestro y amigo de su padre. Aquel culto pedagogo y valor humano excepcional, fue su único maestro de guitarra y consejero de una futura dedicación profesional. Ocho años de severa contracción al estudio, transitando por las más prestigiosas escuelas guitarrísticas universales -Sagreras, Sinópoli, Legnani, Sor, Aguado, Coste, Tárrega-, le confirieron una sólida formación interpretativa.

Pero además de la música, que estudiaba con apasionante dedicación, Anibal Arias se recibió también de Bachiller en el colegio Manuel Belgrano, ingresando luego a la facultad de Medicina. Cursó allí los estudios hasta cuarto año. Y esa curiosidad suya por aprenderlo y saberlo todo, lo condujo también a graduarse como técnico en radio y electrotécnica a muy temprana edad.

Siguió infatigablemente profundizando sus conocimientos musicales. Liberado ya de la tutela conductora de su maestro, seguía aprendiendo como autodidacto. Asimilaba experiencia y perfeccionaba su técnica de ejecución. Actualmente, maestro consumado, sigue estudiando. Es la ley inexorable de los músicos amantes de su arte.

Hacia 1940 optó Anibal Arias por las presentaciones en recitales de guitarra. Recorrió distintas localidades del país. Había alcanzado ya un alto grado de capacitación. Pero el género musical llamado clásico, si bien le proporcionaba grandes satisfacciones espirituales y artísticas, no le permitía la recompensa de los necesarios medios económicos. Cambió de orientación. Se forjó otro destino para su actividad musical. E inició así, una larguísima y brillante trayectoria en la música popular. Pero siempre con relevante jerarquía artística, y sin concesiones ajenas a la calidad y al buen gusto interpretativo. Anibal Arias eligió el camino del tango. Y su contribución se cuenta entre los valiosos aportes de superación estética dentro de una manifestación musical popular incuestionablemente evolucionada.

[…]
Arranca desde 1940 su dedicación al tango, y circunstancialmente al folklore. Todo comenzó como acompañante de Angel Reco, un cantor de Mataderos. El bar “Japonés” de Lanús, lo del “tano” Pacelli en Centenera y Tabaré, el bar “Victoria” de Rossini, el “Rincón Criollo” de Mataderos, el “Richmond Buen Orden”, la “Munich” de Boedo, ” El Olmo” del Once, el “Sevilla Colmao” de Retiro, están estrechamente vinculados a aquellos recuerdos iniciales.

En 1949 ingresó al cuarteto de guitarras de Alberto Ortiz en ” La Querencia” de la Avenida de Mayo. Acompañó allí a todos los cantores y cancionistas que desfilaron por aquel tradicional escenario porteño. Luego formó parte del trío musical del celebrado humorista Ricardo Pimentel, actuando por espacio de dos años alternativamente en “Goyescas”, “El Tronío”, “Sevilla Colmao”, “El Grillo”, teatro “Maipo”. Encabezó el conjunto de guitarras del cantor Hector Mauré, para dedicarse después a las actuaciones de solistas en salas cinemátográficas. Una prolongada permanencia profesional en Montevideo, y el regreso a Buenos Aires en 1957. Nuevamente la intensa actividad artística, junto a los dúos Llamas-Barroso y Hermanos Barroso, y al conjunto “Celeste y Blanco”, de Hilda Vivar. Conduciendo el acompañamiento musical del dúo Dante-Larroca, integrando el conjunto folclórico de Alberto Castelar y formando el trío melódico “Los pregoneros de América”, la labor de Anibal Arias se hizo intensa. Requerido por Edmundo Rivero en 1963 para formar parte de su conjunto de guitarras, recibió del gran intérprete la amistosa sugestión de proseguir los estudios de medicina, facilitándole posibilidades para ello, en un gesto digno de ser destacado.

La actuación de Anibal Arias como integrante de numerosísimos conjuntos musicales, requiere la mención del cuarteto “A puro tango” con Miguel Nijenson, el conjunto de solistas de Jorge Carreras, un trío con Osvaldo Tarantino y Osvaldo Risso. Integrante del acompañamiento del ballet de Joaquín Pérez Fernández. También contaron con la colaboración profesional de Anibal Arias, prestigiosos músicos de nuestro medio, tales como Héctor Stamponi, Feliciano Brunelli, Waldo Belloso, Eduardo Ferri, Tito Francia, Manuel Sucher, Calixto Sallago, Enrique Alesio, Jorge Dragone, Luis Stazzo, Orlando Trípodi, Armando Pontier, Celso Amato, Francisco Grillo, José Libertella, Osvaldo Piro, Juan José Paz. Es interminable la nómina de cantores y cancionistas que actuaron junto a la guitarra invalorable de Anibal Arias. ¿Nombres? Héctor Mauré, Oscar Alonso, Libertad Lamarque, Dorita Davis, Rogelio Araya, Agustín Irusta, Azucena Maizani, Alberto Gómez, Olga Cabrera, Raúl Berón, Chola Luna, Nelly Omar, Hilda Vivar, Carlos Acuña, Roberto Flores, Ricardo Ruiz, Elsa Rivas, Julia Vidal, Carlos Roldán, Graciela Lecube, Tania, Angel Cárdenas, Roberto Rufino, Julio Sosa, Ramona Galarza, Floreal Ruiz, Héctor Palacios, Alberto Marino, Eduardo Adrian, Elisa del Carril, Rosita y Elba Berón, Raúl Lavalle, Horacio Deval, Helena Maida, Enzo Valentino, Néstor Fabian Violeta Rivas, Alberto Echague, Juan Carlos Cobos, Alberto Morán, Jorge Sobral, Dúo Vera-Molina, Jorge Casal, Hugo del Valle, Carlos Barés, Alfredo del Río, Ruth Durante, Susy Leiva, Carlos Almagro, Dorita Verdi, Jorge Durán, Argentino Ledesma, Héctor Ortiz, Miguel Montero, Olga del Grossi, Mario Bustos, Roberto Florio, Raúl Ledesma, Adolfo Rivas, Fernando Leiva, Rubén Cané, Luis Correa, Alfredo Castel, Aldo Calderón, Rosita Valentino, Oscar Fuentes, Blanca Ramírez, Susana Rinaldi, Jorge Garré, Silvia del Río, Jorge Maciel, Alfredo Belusi, Mariano Leyes, Carmen Nogués, Carlos Montes y Marcelo Paz.

[…]
Hasta aquí las palabras de Luis Sierra.

Anibal Arias integró además el cuarteto de Anibal Troilo entre 1969 y 1975.

Fue solista en la Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires desde 1980, y fundador de la Escuela de Música Popular de Avellaneda (E.M.P.A.), donde dictó las cátedras de Historia del Tango y Guitarra Tango.

Fue miembro de la Academia Argentina de Música, Acacémico de Honor de la Academia Nacional del Tango y presidente de la Fundación Casa del Tango.

Giras artísticas:

(Se mencionan solamente las más importantes).

Varias por el interior del país.

1972: Anibal Troilo (Cuarteto), Washington.

1977: Susana Rinaldi. Olympia de París.

1978: Osvaldo Piro. Brasil.1979: Susana Rinaldi. Teatro de la Comedia. Madrid.

1979: Susana Rinaldi. Teatro de la Ville. París.

1980: Orquesta de Carlos García. Japón.

1993: Orquesta de Carlos García. Japón.

1995: Orquesta de Carlos García. Japón.

1996: Sexteto Mayor. Miami. Washington. Frankfurt.

1997: Orquesta de Carlos García. Japón.

1997: Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires. Latinoamérica.

1999: Dúo Arias – Montes. Smithsonian Institute. Washington.

1999: Dúo Arias – Montes. Japón. (Gira realizada año por medio)

2002: Dúo Arias – Montes. Holanda.

2003: Dúo Arias – Montes. Dinamarca.

Premios y distinciones

1985: “Orden del Porteño” por la Asociación Gardeliana.

1986: “Gardel de Oro” otorgado por el Centro Cultural del Tango

1996: Socio Honorario de la Asociación Tárrega.

2000: Designación como “Académico de Honor” por la Academia Nacional del Tango

2000: Designación como ” Académico de la Academia Argentina de Música”

2002: Nombramiento como “Gloria del Tango” por la Academia Porteña del Lunfardo

2004: “Diploma de honor” del Honorable Senado de la Nación por su valioso aporte a nuestra cultura.

2004: Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Reconocimiento a su paso por la Orquesta de Anibal Troilo.

2005: “Diploma al Mérito” por su trayectoria como Instrumentista de Tango. Premio Konex 2005 – Música Popuar

Discografía:

Se incluyen solamente los registros en los cuales se destaca como solista o dirigiendo agrupaciones de cámara.

1971: Anibal Arias (Una guitarra y el tango) RCA

1995: Anibal Arias. La guitarra romántica del tango. EPSA

1997: Juntos por el Tango. Anibal Arias Guitarra – Osvaldo Montes, bandoneón. EPSA

2003: Cuarteto Anibal Arias. Las cuerdas criollas. Anibal Arias, Federico Vallejos, Diego Kvitko, Anibal Corniglio (guitarras). EPSA

El día que me quieras. Anibal Arias, Osvaldo Montes, Walter Gutierrez, Yuki Furuhashi (en vivo en Japón). MONTON

Quiero verte una vez más. Anibal Arias (guitarra), Osvaldo Montes (Bandoneón), Walter Gutierrez (Cantante). (en vivo en Japón). MONTON

2006: Seis cuerdas y una voz. Anibal Arias y Oscar Ferrari

2006: Tango para todo el mundo. Anibal Arias & Osvaldo Montes. (Winter & Winter) – Francia

2006: Querido Chamamé. Anibal Arias (guitarra), Antonio Príncipe (bandoneón). EPSA

2007: Bien tanguero. Anibal Arias & Osvaldo Montes. EPSA

Luis Adolfo Sierra, 1971
Analía Rego, Marzo de 2007