Archivo de la etiqueta: featured

Los dominicanos Batey lanzan su primer álbum “En La Mother”

El grupo de música afro-electrónica, Batey ha editado esta semana el esperado álbum “En La Mother“. Batey lo integran los productores, Nitido Nintendo, Xnike y Sansary. El sonido de Batey consiste en una mezcla música de raíz caribeña con música electrónicas de baile.

“En La Mother” cuenta con temas inéditos como “La Cucaracha”, “La Guerra”, “Me Divareate” y un tema extra “Lo Capo”, interpretado por el afamado Omega.

 

Batey – En La Mother

 

Batey debutó en el festival electrónico dominicano, Holi Colors, el pasado 19 de agosto en donde estrenaron su primer sencillo “Ten Cuidao”. En este festival pusieron a bailar a más de dos mil personas, en un ambiente lleno de colores, euforia y música electrónica.

 

La guía de la música de África occidental

La colección de músicas del mundo Rough Guide va a a lanzar el disco The Rough Guide To The Music Of West Africa el 29 de septiembre de 2017.

África Occidental es una gran potencia musical. Desde el primer artista africano que vendió un millón de singles, Mory Kanté, a los nuevos valores como Samba Touré, Nuru Kane y el blues del desierto de Etran Finatawa. Esta colección de grabaciones intemporales incluye material de África Occidental que ha pasado a través de las puertas del sello Riverboat Records durante los últimos veinticinco años. Abarca unos dieciocho países, desde Mauritania en el norte hasta Congo en el sur. Esta selección se centra en las potencias de Senegal y Malí en general.

La recopilación incluye a Nuru Kane; Samba Touré; las estrellas Amadou y Mariam; Daby Balde; Victor Uwaifo; Anansy Cissé; Etran Finatawa; Amadou Diagne; Mory Kanté; Koo Nimo; y Nomoucounda Cissoko.

Krishna en la primavera, grabaciones de Deben Bhattacharya

Musical Explorers: Krishna In Spring‘ (ARC Music EUCD2745) es el segundo lanzamiento de la nueva serie de Exploradores Musicales de ARC Music dirigida por Simon Broughton, editor en jefe de Songlines Magazine. El álbum saldrá al mercado el 25 de agosto de 2017.

La primera versión de la serie fue “Exploradores Musicales: Colores de Raga”, lanzado en junio de 2017. Esta nueva colección comprende 8 grabaciones de campo relacionadas con Krishna realizadas por Deben Bhattacharya (1920-2001) grabadas durante varios años en Braj, Rajastán y Bengala Occidental. ‘Musical Explorers: Krishna In Spring’ contiene un CD de audio y un DVD con la película de Deben llamada ‘Krishna in Spring’.

Simon Broughton explica: “La película se hizo en 1969 y el comentario habla de 500 millones de hindúes en la India. Ahora la cifra es el doble, alrededor de mil millones. Mientras que la población ha explotado y la economía ha crecido en el siglo XXI, las costumbres Holi [festival hindú de la primavera] se han mantenido intacto. Al ver esta película de hace casi 50 años, se podría pensar que los tambores enormes que desfilaron por las calles, las mujeres golpeando a los hombres con palos y rociándoles con el tinte Holi con pistolas de agua de bomba de bicicleta deberían haber desaparecido en la India moderna. No han desaparecido y todavía se pueden ver durante Holi en Mathura y Barsana hoy en dia. Pero lo que es notable en esta película es la manera en que capta de manera viva un acontecimiento real en todo su fervor y desmadre y lo sitúa en su contexto. Como Bhattacharya escribió: “entregarse al espíritu de la vida. Ese es el mensaje de Krishna en la primavera”.

Transglobal World Music Chart, los mejores discos de músicas del mundo del mes de septiembre de 2017

El disco Ladilikan de Trio Da Kali y Kronos Quartet es el número 1 este mes de la Transglobal World Music Chart, la lista internacional de los mejores discos de músicas del mundo.

El resto de la lista:

2. Toko Telo – Toy Raha Toy (Anio)
3. Bokanté – Strange Circles (GroundUP)
4. Oumou Sangaré – Mogoya (Nø Førmat!)
5. Magín Díaz – El Orisha de la Rosa (Noname)
6. Sabîl – Zabad, l’Écume des Nuits / Zabad, Twilight Tide (Harmonia Mundi)
7. Trio Tekke & Dave De Rose – Zivo (Trio Tekke)
8. Rahim AlHaj – Letters from Iraq (Smithsonian Folkways)
9. Frigg – Frost on Fiddles (Frigg)
10. Dimitris Mystakidis – Amerika (Fishbowl)

11. Lila Downs – Salón, Lágrimas y Deseo (Sony)
12. Meïkhâneh – La Silencieuse (Buda Musique)
13. Songhoy Blues – Résistance (Transgressive / Fat Possum)
14. Danyèl Waro – Monmon (Cobalt / Buda Musique)
15. Frank London – Glass House Orchestra: Astro-Hungarian Jewish Music (Piranha)
16. Ghalia Benali & Mâäk – MwSoul (W.E.R.F.)
17. Quantic & Nidia Góngora – Curao (Tru Thoughts)
18. Hamilton de Holanda Quinteto – Casa de Bituca: The Music of Milton Nascimento (Biscoito Fino)
19. V.A. – Musical Explorers: Krishna in Spring (ARC Music)
20. Makan Badjé Tounkara – Daba (Buda Musique)

Más información: http://www.transglobalwmc.com

Festival de jazz de San Sebastián – Jazzaldia 2017

Cinco días parecen, en principio, ser pocos días para desarrollar en plenitud un ambicioso y detallista festival de jazz, o de cualquiera otra actividad musical y/o artística.

El Jazzaldia 2017 demostró que, en tan breve espacio de tiempo, se puede ofrecer un panorama amplio y variado de la situación del jazz mundial. Solo hace falta que en esa “manita” de jornadas no haya prácticamente un momento de respiro, un espacio para la reflexión y el recuento.

Pasados unos cuantos días, madurada la opinión, se ilumina el inventario, se separa el oro de la ganga, se vislumbra el factor perdurable y el que tan solo fue pasajero, fulgor de un breve momento.

Las estrellas luminosas – Wayner Shorter, Brian Ferry, Macy Gray brillan con luz propia

En la retina y en el recuerdo de esta 52 edición del Jazzaldia quedarán para nosotros algunos nombres propios, estrellas luminosas en el firmamento de las húmedas noches donostiarras.

 

Wayne Shorter

 

Wayne Shorter Quartet

Abrió el certamen, y esa ya fue toda una declaración de principios de parte de la organización del evento. Jazz en estado puro para que no haya lugar a confusiones. Este sigue siendo, esencialmente, un acontecimiento fiel a sus esencias, a sus principios, por más que, lógicamente, los tiempos hayan cambiado y los conceptos y campos musicales hayan abierto y expandido sus fronteras.

El saxo Wayne Shorter es leyenda viva del jazz contemporáneo, y sigue demostrando cada día el porqué. Acompañado de terceto de lujo (Danilo Pérez, piano; John Patitucci, contrabajo y Brian Blade, batería), Shorter irrumpió en el hasta entonces impávido auditorio del Kursaal con fuerza descomunal, tórrida cascada sonora, fuerza vital de la naturaleza.

Ninguna sorpresa, eso sí, y recurrente repertorio, si se quiere, pero si el jazz actual es algo, es esto. Pese a su veteranía, Shorter no regatea esfuerzo, ni evade su responsabilidad de visionario ni se limita a cubrir el expediente. Si no es la taza de té de todo el mundo (un sonido a veces áspero,en ocasiones, caótico), no se le puede negar su maestría ni su técnica, no depurada, sino lo siguiente.

Un entusiasta y siempre excesivo/exultante Carlos Boyero comentaba, medio en broma, medio en serio, a la salida del recinto: “¿Mejor músico del siglo XX ? Ni Bob Dylan, ni Leonard Cohen…Wayne Shorter”. Si él lo dice…

Brian Ferry

Bryan Ferry © Lolo Vasco, Heineken Jazzaldia 2017

 

La elegancia y espectacularidad del mejor pop-rock, entendido como fenómeno de masas de nuestros días. Deslumbrente puesta en escena, inigualable luminotecnia escénica, para un sonido tan rotundo como matizado. Chapeau para los técnicos de la mesa de mezcla. ¡Qué brillantez, que claridad, que sencilla complejidad! Y la voz de los recordados Roxy Music en su total madurez vitalista.

Sobrio de comportamiento gestual, pero expresivo a tope solo con su presencia, carismática a más no poder. Repertorio entre el pop, el soul, el ritmo y blues, la balada. Referencias dylanescas, cómo no, en un homenaje inevitable de quien ya cantara con éxito “A hard rain’s a gonna fall”. Ahora fue una escondida pero no menos real “A simple twist of fate”, creo recordar, de aquel magistral album “Blood on the tracks”..

.Brian finalizó, sin despeinarse como siempre, con el lennoniano “Jealous guy”, tras haber transitado por terrenos de la Tamla Motowm, el medio “country” de las praderas anglo-americanas y el primigenio rock and roll: “Let’s stick together”. Casi un prodigio total.

Macy Gray

Macy Gray © Lolo Vasco, Heineken Jazzaldia 2017

 

Desbordante ritmo y blues de nuevo cuño, donde tiene cabida el clasicismo del género, pero también el fresco soplo de las nuevas expresiones hip hoperas.

Actriz y cantante, sin llegar nunca a una Etta James ni mucho menos a una Aretha, Macy demuestra tener la lección bien aprendida y se conoce los trucos del género y del “show business”: saca a escena a su pequeño hijito danzarín, que hace las delicias del público con su “tap dance” y su señuelo de orgullo racial. Por si queda alguna duda de lo que propone Gray, su “bis” final lo dice todo:”What a wonderful world”. Louis Armstrong, “Satchmo”, estuvo en el comienzo de todo esto y también en el inicio de un cierto conformismo estético y social.

Gray puso la simpatía imbatible, la alegría de vivir y un punto de guiño político: “¿Qué es lo mas bonito del mundo? -se dirigió al personal- ¿El dinero? ¿El amor? El sexo?,” y, entre aullidos finales, la respuesta correcta: “La libertad”. Ohhhhh ¡¡¡¡

El Resto – Herbie Hancock, Abdullah Ibrahim y Gregory Porter ofrecen sólidos recitales

 

Abdullah Ibrahim © Lolo Vasco, Heineken Jazzaldia 2017

 

En un programa tan amplio y abigarrado como el de Jazz Donostia 2017, solamente podemos dejar constancia de algunos nombres y conciertos, ante la imposibilidad de tratar todos y cada uno de ellos como si de una crónica diaria se tratase.

Asi, el Herbie Hancock Quintet, con su desparrame electro-funky, desbordamiento sónico y alarde virtuoso no exento de cierta auto-complacencia. El teclista de cien aventuras y mil artilugios no ha sido nunca amigo de melodías fáciles, improvisaciones aleatorias ni facilidades mayores para un público “menos entendío”. En San Sebastián hizo honor a tales premisas.

Abdullah Ibrahim y Terence Blanchard. Otro pianista, de origen sudafricano (Dollar Brand, aka A. Ibrahim) se muestra mucho más cercano a nuestra sensibilidad. Sin nada que envidiar a nadie, se muestra cercano, cálido y glorioso por momentos. El trompetista Terence Blanchard, que sustituyó en las semanas previas a un convaleciente Hugh Masekela responde con gusto y le hace los honores. Gran concierto.

Kamasi Washington, Terence Blanchard y Joe Lovano, vientos en popa

Kamasi Washington © Lolo Vasco, Heineken Jazzaldia 2017

 

La voz (masculina) más importante del jazz actual“. Así rezaba la promoción de Gregory Porter y así se hizo valer. Preciosa tesitura vocal, timbres delicados, sinuosidades estilísticas, Porter sigue la senda de los mejores y los más clásicos de su porte (perdón por el chiste fácil). Kamasi pertenece ya a la saga inacabable de majestuosos saxos de la historia del jazz. En una tierra de saxos, él se aproxima ya a la cima.

 


Charles Lloyd Premio Donostiako Jazzaldia Saria © Lolo Vasco, Heineken Jazzaldia 2017

 

Hubo otros egregios representantes del más sexy de los instrumentos sonoros: Joe Lovano, inmaculado como siempre; Ray Gelato, resultón y entrañable. Y, por supuesto Charles Lloyd, muy merecido Premio Donostia de este año, quien, al frente de su cuarteto, dejó testimonio de por qué está considerado uno de los “absolutamente grandes”, que diría desde las ondas populares el legendario e inmarchitable Gonzalo Garciapelayo en los años 70. Una larga historia contempla a Lloyd, ya sea al lado de Keith Jarrett o Jack DeJohnette o bien al frente de sus múltiples experiencias individuales y colectivas.

Flecos Euskaldunes y otros – Iñaki Salvador, Elena Setién, meritorios flecos vascos

 

Elena Setién © Lolo Vasco, Heineken Jazzaldia_2017

 

El jazz (o aledaños) euskaldun/vasco tuvo representación genuina. Iñaki Salvador es ya, a estas alturas, un músico no ya a considerar, sino a reconsiderar. Madurez artística sin tapujos, humildad a prueba de divos y otras hierbas, Salvador hizo esta vez su homenaje particular al legendario Thelonious Monk, y lo realizó con espíritu encomiable, fé y fidelidad al maestro.

Hubo otros tributos en un año de especiales dedicatorias. Deborah Carter recordó los 100 años del nacimiento de la inmensa Ella Fitzgerald, inigualable por muchos siglos que pasen. Chris Kase Sextet hizo la propio con otro centenario ilustre, Dizzy Gillespie. Y el también vasco Mikel Andueza se atrevió nada menos que con los “50 años del nacimiento de John Coltrane”. Ahí es nada.

Una agradable sorpresa y en cierta manera un descubrimiento para muchos fue la “premiere” en estamento jazzístico de Elena Setien, con su concierto matutino en el siempre abarrotado Museo de San Telmo: “Dreaming of Earthly things” fue un cautivador concierto de una figura en ciernes que habrá de confirmar la alternativa.

Quedan muchas cosas en el tintero virtual del espacio y del tiempo: la banda rockera Pretenders, con la espléndida e histórica Chrissie Hynde al frente; Robert Glasper Experiment, Hiromi, Gabacho Maroc, Chano Dominguez, Stefano Bollani y, lo más insólito de todo, el grupo de cámara Arfolia Libra, una curiosa (aunque aún verde) aproximación a espacios a priori tan diferentes como Michael Nyman, J.S.Bach, el Kronos Quartet y otras eximias e inclasificables, benditas ellas, nuevas sonoridades.

Foto de cabecera: Herbie Hancock © Lolo Vasco, Heineken Jazzaldia 2017

La cantante Lenka Lichtenberg lanzará Masaryk en septiembre

La cantante checa-canadiense Lenka Lichtenberg ha grabado un nuevo álbum: ‘Masaryk’ (ARC Music EUCD2751). Es una colección de 14 canciones folclóricas checas, moravas y eslovacas que marcaron la primera infancia de Lenka y proporcionaron gran parte de su introducción a la música folklórica.

El álbum celebra el trabajo del prominente político y pianista consumado Jan Masaryk (1886 – 1948), hijo del primer presidente de Checoslovaquia, Tomáš Garrigue Masaryk. El autor John Gunther en “Inside Europe Today” (1961) lo describió como “un hombre valiente, honesto, turbulento e impulsivo” y más allá de ser un político y músico popular, también fue un radiodifusor público conocido durante la Segunda Guerra Mundial.

‘Masaryk’ es el séptimo álbum de estudio en solitario de Lenka Lichtenberg. Saldrá al mercado internacional el 22 de septiembre de 2017.

Ioane Ioane, nuevo videoclip de Bilja Krstic and the Bistrik Orchestra

El grupo serbio Bilja Krstic and the Bistrik Orchestra acaba de lanzar un videoclip con un tema titulado Ioane Ioane. Bilja Krstic and the Bistrik Orchestra publicó su nuevo CD Svod: Traditional Songs from Serbia and The Balkans en 2016. El sonido del grupo se caracteriza por el sevdah, el estilo que también se conoce como blues de los balcanes.

Las músicas “gnauas” de Esauira cumplen 20 años

Hindi Zahra, una estrella en ciernes

Veinte años son muchos para cualquier clase de acontecimiento cultural, y si se trata de un festival de músicas llamémoslas minoritarias tiene aún mucho más mérito. El certamen autotitulado de “las músicas gnauas y sonidos del mundo”, que se celebra en la preciosa localidad marroquí de Esauira, en la costa atlántica, a escasos 200 kilómetros de la gran ciudad imperial e histórica de Marrakech, ha logrado acceder a tal cifra mágica, esa que solamente cumplen las convocatorias más célebres del mundo cultural (por ejemplo, los festivales de jazz de Montreux, La Haya o San Sebastián; los de sonidos “folk” de Cambridge, Lorient o Glasgow-Celtic Connections; o los de cine de Berlín, Cannes y Venecia (por no citar una vez más al de San Sebastián).

Nueva edición, pues, en la mítica Esauira (el enclave legendario encontrado por marinos, pescadores y comerciantes portugueses y conocido entonces con el nombre de Mogador). Y, como siempre, un desparrame de vitalidad, coloridos y buenas músicas del alma y del corazón, esas que a veces no requieren de grandes alardes técnicos, pero que beben en las fuentes de la autenticidad y la tradición bien entendida.

Entre los cuatro días de celebraciones colectivas, manifestaciones callejeras de ritmo, percusión y baile, conciertos aquí y allá (desde el miércoles 31 de junio hasta el sábado 1 de julio), un espectacular recital de la marroquí-francesa Hindi Zahra sirvió para revelarnos que estamos en la presencia de una gran estrella internacional, superado ya con creces el “status” de figura local.

 

 

Con una tesitura vocal tan sutil a veces como enérgica en otras, con su admirable puesta en escena, con marchamo de diva, Hindi, habitual rockera sin tapujos, se acercó en esta ocasión a la sonoridad y compañía de los “maâlem”, colectivos “gnaua” por excelencia, sin perder por ello un ápice de su personalidad, a caballo entre Amy Winehouse, Edith Piaf, Billie Holiday e incluso la magrebí de leyenda (argelina) Cheikha Rimitti. Om Kalzum, la recordada diosa egipcia, tampoco anda espiritualmente muy lejos. O, por citar referencias más actuales, la maliense Oumou Sangaré, luminaria del año, o Fatoumata Diawara.

Si todo ello parece acrítico y desmesurado, esperemos a que pasen tres, cinco o diez años, y así podremos comprobar si Zahra alcanza el mismo limbo prodigioso de las leyendas que hemos citado. Dentro del mundo marroquí, Zahra es una voz de poderosa personalidad, a pesar de su insultante juventud. En ella se depositan las esencias ancestrales de una expresión sonora que viene de muy lejos y se proyecta al firmamento de un futuro providencial y exquisito. Hacía falta una figura así en el contexto musical nor-africano.

 

Ismael Lô

 

El resto de nombres de Esauira 2017 no es que desentonase, sino que se situó en un discreto segundo nivel. El mejor de todos ellos fue el senegalés Ismael Lô, con su canción honda y a veces “jonda”, su espíritu universalista, solidario y combativo, su estilo sobrio, humanista, sencillo, atractivo e impactante. Ismael siempre es un valor seguro.

El zaireño Ray Lema nos tuvo en vilo, por si venía o no venía. Al final, lo hizo y resolvió su actuación con una faena de aliño, siempre bordeando los límites de un ritmo desenfrenado y las habituales referencias “funk” y orquestales de la música congoleña y aledaños.

La banda Gnawa Difusion se marcó un concierto de más de tres horas de duración, terminando a las tantas de la madrugada, en uno de los cinco escenarios del festival, situado éste al borde de la mar, y, por tanto, con una brisa acariciante de fondo, que se agradecía bastante en las calurosas jornadas veraniegas del Marruecos-costa. Buen grupo, sin duda, que abrió y cerró su “set” con su grito de salutación, guerra de paz y despedida fraternal: “Salam Alekum!!! “. Entrega sin desmayo y comunicación a tope con el joven personal asistente son siempre sus señas de identidad (recuerdo emocionado a Juan Goytisolo).

 

Lucky Peterson

 

El norteamericano Lucky Peterson y el brasileño Carlinhos Brown fueron, para quien desliza esta crónica, las pequeñas / grandes decepciones del abigarrado, largo fin de semana. Uno por su recurrente y nada imprevista sesión de jazz-blues, y el segundo por su ya excesivamente cansino despliegue de abalorios extra musicales. Sin duda, Carlinhos tiene su público, y sabe alentarlo, pero parece ya un tanto fuera de la onda vanguardista que pretendía representar no hace aún tanto tiempo.

Pero el gran atractivo de este festival de Esauira, que reivindica el aspecto más negro, místico y misterioso de la música africana actual, procedente de las antiguas caravanas de esclavos de Mali, Niger y Sudán, se aprecia en las calles y plazas de esta mágica ciudad. Allí se vive todos los años, y ya van 20 seguidos, un evento que congrega a una minoría, punta de lanza intelectual europea, que sigue los pasos mitificados que en si día trazaron, más o menos cerca de aquí, gentes como el escritor y musicólogo recolector estadounidense Paul Bowles (“El cielo protector”), el guitarrista sublime Jimi Hendrix o el también desgarrado Rolling Stone, Brian Jones, fallecido tras investigar las músicas bereberes de Yayuka (Jajouka) y las montañas del Atlas.

En resumen, un hermoso y entrañable encuentro que, temporada tras temporada, ha ido manteniendo la llama (a veces un tanto corrompida y comercializada) de la Gran Música Negra Africana, esa que utilizó después Lester Bowie para sus excelsos inventos en el Art Ensemble of Chicago.

Transglobal World Music Chart, los mejores discos de músicas del mundo del mes de agosto de 2017

El supergrupo malgache Toko Telo ha alcanzado el primer puesto este mes de la Transglobal World Music Chart con su disco titulado Toy Raha Toy (Anio Records). La Transglobal World Music Chart es la lista mensual internacional con los mejores discos de músicas del mundo.

El resto de la lista:

2. Oumou Sangaré – Mogoya (Nø Førmat!)
3. Sabîl – Zabad, l’Écume des Nuits / Zabad, Twilight Tide (Harmonia Mundi)
4. Rahim AlHaj – Letters from Iraq (Smithsonian Folkways)
5. Danyèl Waro – Monmon (Cobalt / Buda Musique)
6. Ifriqiyya Électrique – Rûwâhîne (Glitterbeat Records)
7. Trio Tekke & Dave De Rose – Zivo (Trio Tekke)
8. Songhoy Blues – Résistance (Transgressive Records / Fat Possum Records)
9. Dimitris Mystakidis – Amerika (Fishbowl)
10. Lila Downs – Salón, Lágrimas y Deseo (Sony Music)

11. Trad.Attack! – Kullakarva / Shimmer Gold (Trad.Attack! Music)
12. Magín Díaz – El Orisha de la Rosa (Noname)
13. Quantic & Nidia Góngora – Curao (Tru Thoughts)
14. Orchestra Baobab – Tribute to Ndiouga Dieng (World Circuit Records)
15. Vieux Farka Touré – Samba (Six Degrees Records)
16. V.A. – Zaire 74: The African Artists (Wrasse Records)
17. Melech Mechaya – Aurora (Felmay)
18. Meïkhâneh – La Silencieuse (Buda Musique )
19. Frank London – Glass House Orchestra: Astro-Hungarian Jewish Music (Piranha Records)
20. Mara Aranda – Sefarad en el Corazón de Marruecos (Mara Aranda)

Más detalles (en inglés) sobre la lista: transglobalwmc.com