A quitarnos lo malo con los hermanos Ochoa

Eliades Ochoa & Alma Latina – “Guajira más guajira” (Tumi Records, 2015)

Más que un disco del santiaguero Eliades Ochoa, es un trabajo de su hermana María Ochoa. Eliades apenas participa como vocalista. Es su hermana la que toma las riendas interpretativas en la mayoría de las ocasiones mientras Eliades se encarga de ejecutar el armónico (híbrido de la guitarra española y el tres cubano) y poner sus gestos vocales en los coros.

El disco alardea aroma ecléctico, se torna eléctrico por momentos y se inclina hacia otras direcciones. Tal vez de eso se trata Alma Latina, una variedad de sonoridades del continente a flor de piel.

Vamos al repertorio. Los Ochoa se apoyan en siete y ocho músicos. “Que viva la alegría”, como primera muestra, se detiene por un momento en el pulso del reggae para retomar curso como cumbia. Y la guitarra eléctrica irrumpe ruidosamente abriéndose paso hacia al son.

 

 

La animación de María es precisa, natural y gozosa. “El Punto Cubano”, otra de las piezas, ese clásico guajiro de Celina González, toma camino eléctrico desde el comienzo y le va bien. Una vez más es María Ochoa en la vocalización. En el corte, la guitarra eléctrica sirve de colchón armónico para que el tres cubano se exhiba, aparte de tornarse de instigadora para que a la superficie salga la esencia bailable para colocar a su merced a los más exigentes bailadores.

El álbum tiene la impronta de Julio Montoro, no solo en la producción, sino también en la mezcla. Aparte de agenciarse la ejecución del tres y la guitarra acústica. Es un nombre a tener en cuenta.

Otra tema más del repertorio, “Su aliento me hace falta”, esta vez con Eliades en la voz, entra como un bossa nova y una trompeta asordinada adorna maravillosamente. Inmediatamente se desliza hacia un son bolero.

Y hay más en un disco que contiene 13 canciones. Como por ejemplo, “Te sigo amando”, que es otra prueba del arcoíris de estilos que exhibe el álbum. De entrada, hace de una morna prestada de la caboverdiana Cesaria Évora, un vallenato se ve desde lo lejos y la melodía a veces nos evoca a “Gracias a la vida”, de Violeta Parra. Es un instrumental compuesto por Julio Montoro, uno de sus cuatros temas incluidos aquí. Y no nos da tregua ”Guajira más Guajira” con su acertado discurrir.

Compra Guajira más guajira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *