Los últimos antros del blues de Misisipi

Last Of The Mississippi Jukes
Last Of The Mississippi Jukes

Last Of The Mississippi Jukes significa los últimos antros de Misisipi. Es un DVD especial realizado por Robert Mugge en donde explora los jukes, locales en donde se ofrecían conciertos de blues a principios del Siglo XX. El actor Morgan Freeman participa en el documental.

En estos locales rurales destartalados los músicos de blues actuaban para los trabajadores de las plantaciones y otros espectadores. Esta música nueva se fue extendiendo a Memphis, San Luis, Chicago, Kansas City, Detroit, y otros lugares.

El blues fue cambiando a medida que se marchó a otros lugares, pero siguió teniendo una gran presencia en el estado en el que nació, un hecho claramente demostrado por la película Deep Blues (1991) de Mugge. Y, sin embargo, en la década posterior a la edición de Deep Blues, muchos de los artistas que habían aparecido en esa película fallecieron y los antros en donde ellos y otros habían tocado se hicieron cada vez más escasos. Así, Mugge decidió hacer una nueva película sobre lo que se estaba perdiendo.

Last Of The Mississippi Jukes lo financió Starz Entertainment Group y se estrenó en el Festival Internacional de Cine Starz de Denver en noviembre de 2002. La película se centra principalmente en dos lugares bien conocidos. Uno de ellos era el legendario Subway Lounge en Jackson, Misisipi, y el otro era Ground Zero Blues Club en Clarksdale, Misisipi, una empresa nueva y más comercial que se inspiró en las virtudes de los lugares más modestos. La idea no era que estos dos puntos de música representaban a los últimos lugares en donde se podía seguir escuchando el blues en vivo en Misisipí, sino que encarnaban importantes tradiciones musicales que estaban desapareciendo.

El Subway Lounge lo creó el cantante Jimmy King en el sótano del hotel histórico Summers Hotel de Jackson, Misisipi. Los gerentes eran él y su esposa Helen. King lo llamó subway (metro) debido a que la puerta de entrada a su sala del sótano le recordaba las estaciones de metro que vio en los viajes a la ciudad de Nueva York.

El hotel era histórico porque era de propiedad negra durante la época de la segregación racial arraigada en el sur de Estados Unidos y cuando abrió en 1944, fue el primero en la región que ofreció alojamiento a los afroamericanos. Sin embargo, para los aficionados a la música, su fama se debe a que en 1966, el dueño, W.J. Summers, permitió a King abrir el Subway Lounge en el sótano del hotel, primero como una sala de jazz, y luego como un lugar para escuchar el blues tradicional hasta altas horas de la noche.

Cuando Mugge fue a filmar la película en la primavera de 2002, el hotel Summers había estado cerrado durante años, y partes del edificio se habían derrumbado por completo. Pero el propio Subway Lounge seguía abierto todos los viernes y sábado por la noche desde la medianoche hasta aproximadamente las 5:00 de la mañana, con dos grupos, los House Rockers y la King Edward Blues Band, turnándose como la banda de la casa cada segundo fin de semana.

Durante el transcurso de la noche, los artistas que actuaban con los grupos eran un diverso conjunto de cantantes y músicos; algunos de ellos acudían después de dar sus conciertos pagados en otros lugares. Juntos, tocaban una amplia selección de temas clásicos o estándares de blues, incluyendo un montón de “soul blues” de Malaco Records, con sede en Jackson. Como resultado, en cualquier fin de semana, esa sala oscura y polvorienta reverberaba con alegría.

Por otro lado, el Ground Zero Blues (Club la Zona Cero) fue creado por la estrella de cine Morgan Freeman y el abogado Bill Luckett, que ahora es el alcalde de Clarksdale, en cooperación con el ex director ejecutivo de la Blues Foundation, Howard Stovall. Juntos, eligieron un edificio vacío en Clarksdale, cerca del Museo del Blues del Delta (Delta Blues Museum) y lo decoraron con los elementos de diseño típicos de los jukes: luces del árbol de Navidad, mesas de billar, muebles de cualquier tipo y un ambiente improvisado con el fin de dotarlo con el espíritu de esas salas destartaladas de conciertos tradicionales. Por supuesto, mientras que el bar de Ground Zero estaba bien surtido, con menús de moda y los clientes con ropa cara daba la impresión de que era una sala de conciertos moderna, su aspiración de convertir a este lugar en un juke, ofrece lecciones valiosas en cuanto a lo que hizo que los antros antiguos fueran tan especiales.

En el momento en el que se hizo la película, Ground Zero aún no estaba ofreciendo actuaciones en vivo, que llegaron poco después. Así, Mugge se trajo al músico Alvin Youngblood Hart de Memphis para actuar por la noche, acompañado por los músicos locales Sam Carr y Anthony Sherrod.

Mugge y el co-productor David Hughes, un músico y coleccionista afincado en Misisipi, también reforzó al grupo de Subway Lounge con actuaciones de Vasti Jackson, Bobby Rush, Eddie Cotton, Jesse Robinson, Lucille, Greg “fingers” Taylor, Casey Phillips, Virgil Brawley, y el actor y músico Chris Thomas King, todos los cuales habían actuado en el Subway Lounge en el pasado pero, en la actualidad, estaban demasiado ocupados con sus propias giras por lo que solo podían aparecer de vez en cuando en la sala. Aun así, los músicos habituales del Subway Lounge, Patrice Moncell, Abdul Rasheed, Dennis Fuente, Pat Brown, Levon Lindsey, y JT Watkins, los miembros del público, y los propietarios representaban el espíritu de la experiencia de Subway Lounge.

Last Of The Misisipi Jukes incluye las siguientes partes: una introducción ilustrada a los antros de Misisipi, discusiones sobre Ground Zero Blues Club y Subway Lounge, la historia del hotel Summers y los derechos civiles, y un retrato del movimiento público para salvar el Subway Lounge después de que el edificio que lo albergaba fue declarado en ruina.

Al igual que la mayoría de los documentales musicales, esta película alterna entre la interpretación musical y la conversación relacionada, y los entrevistados principales son los propietarios de ambos lugares, los clientes, cantantes y músicos de Subway Lounge, políticos de Jackson, un reportero de un periódico de Jackson, el célebre fotógrafo del blues, Dick Waterman, y el autor de Mississippi Blues, Cheseborough.

Compra Last Of The Mississippi Jukes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *