ExiB Música: una cita latinoamericana en Bilbao

La Alhóndiga de Bilbao, sede del primer Exib Música - Foto: Juan Antonio Vázquez
La Alhóndiga de Bilbao, sede del primer Exib Música – Foto: Juan Antonio Vázquez

 

Este año ha comenzado su andadura ExiB Música, un encuentro profesional en torno a las músicas latinoamericanas cuya primera edición ha tenido lugar en la Alhóndiga de Bilbao entre los días 8 y 10 de mayo del 2014. Se trata, por tanto, de uno de estos eventos que se dirigen, por un lado, hacia los profesionales del mundo de la música (artistas, promotores, festivales, sellos discográficos, instituciones, periodistas…), pero también al público en general, a través de conciertos en directo, proyecciones, muestras de artes plásticas y otras actividades.

En el ámbito profesional tuvieron lugar una serie de coloquios, mesas de trabajo y clases magistrales relacionadas con los diversos aspectos de la música latinoamericana, incidiendo en sus posibilidades de proyección principalmente en el mercado europeo. También se habilitó un espacio donde se ubicaban los stands de los distintos expositores, que concurrieron este año en un número modesto, con la perspectiva de que la iniciativa vaya ganando en atractivo y poder de convocatoria en los próximos años.

Por lo que se refiere a las actuaciones en vivo, pudimos asistir a las de la segunda y tercera jornada de la convocatoria, con lo que no estuvimos en el concierto de apertura que tuvo lugar el 7 de mayo, el día previo a la inauguración de la feria, con la cantante argentina de ancestros vascos Silvia Iriondo y artistas del país, como Oreka TX, Kalakan y Kukai Dantza. Entre las actuaciones que nos perdimos el día 8 estaba la que suponía el lanzamiento como solista de una estupenda voz venezolana, cargada de arte y sabor popular, como es Betsayda Machado, quien en un futuro próximo editará su primer trabajo en solitario. Afortunadamente nos resarcimos viéndola cantar junto con los músicos que la acompañaban en la clase magistral que el día 10 impartió el guitarrista Aquiles Báez, en la cual disfrutamos desmenuzando los ritmos y formas populares venezolanas, tanto en la teoría como con las deliciosas ejemplificaciones musicales que nos ofrecieron los artistas allí presentes.

Volviendo al día 9, el día de nuestra llegada, ya por la mañana pudimos disfrutar con el estreno de “La ruta de las almas”, un interesante documental viajero conducido Pavel Urkiza que recorre las conexiones culturales y musicales entre América, África, Europa y el Mediterráneo. Tras la proyección, la banda del músico cubano instalado en España ofreció un breve concierto. También se proyectó “Sigo siendo”, de Javier Corcuera, un viaje por los mundos musicales del Perú.

Pavel_Urkiza, tras la proyección del documental La ruta de las almas - Foto: Juan Antonio Vázquez
Pavel_Urkiza, tras la proyección del documental La ruta de las almas – Foto: Juan Antonio Vázquez

 

En la tarde de ese viernes nos topamos con el descubrimiento de un joven e interesante artista de Venezuela, país que, por cierto, tuvo una importante presencia: José Alejandro Delgado. Desde un estilo urbano y desenfadado destilaba poesía e ironía en sus composiciones en las que, sin complejos, recurría tanto a las formas musicales de su tierra como a otros elementos más propios del rock, el jazz o la canción de autor latinoamericana.

José Alejandro Delgado, desde Venezuela - Foto: Juan Antonio Vázquez
José Alejandro Delgado, desde Venezuela – Foto: Juan Antonio Vázquez

 

Otra de las actuaciones destacadas de ese día fue la del trío argentino Hierbacana, compuesto de tres cantoras, percusionistas y casi diría hechiceras, que nos hicieron viajar desde los cantos indígenas de distintas partes de Latinoamérica al mundo de los orishas y los rituales afroamericanos, pasando por encantadoras coplas populares y campesinas, trasladándonos en ocasiones también a otros continentes, como África, en un magnífico concierto en el que estuvieron acompañadas de otro chamán de las percusiones, como es Aleix Tobías, habitual de experiencias como Tactequeté o Coetus. Hierbacana traían debajo del brazo su nuevo y flamante segundo disco “Florece”.

 

Las argentinas Hierbacana nos ofrecieron uno de los conciertos más brillantes, con la presencia de Aleix Tobías - Foto: Juan Antonio Vázquez
Las argentinas Hierbacana nos ofrecieron uno de los conciertos más brillantes, con la presencia de Aleix Tobías – Foto: Juan Antonio Vázquez

 

También fue el día de los vasco-gascones Xarnege, grupo que aúna intérpretes de los territorios que antiguamente recibieron el nombre de Vasconia: el País Vasco y la Gascuña. Sonidos fronterizos en el límite de esas tierras y también en las lindes de lo tradicional y lo experimental, lo acústico y lo a veces incluso chirriante, con cantos en euskera y en gascón, y una presencia escénica muy vigorosa, aunque algunos problemas con el sonido deslucieron un tanto la actuación.

 

Xarnege, explotando al máximo el potencial sonoro de los instrumentos tradicionales - Foto: Juan Antonio Vázquez
Xarnege, explotando al máximo el potencial sonoro de los instrumentos tradicionales – Foto: Juan Antonio Vázquez

 

Esas fueron las actuaciones que más disfrutamos ese 9 de mayo, el mismo día en que, entre otras actuaciones, el proyecto de Cuban Sound Project nos trajo un acercamiento a la música cubana competente pero sin sorpresas ni grandes aportaciones.

Al día siguiente destacó la actuación de la aragonesa Carmen París. Había quien se preguntaba dónde quedaba el elemento “jota” en su música, pero estaba presente en los modos al cantar y en la elección del repertorio, eso sí, muy tamizado de jazz, como corresponde a su último trabajo “Ejazz con jota”. Carmen se manejó con gracia y desparpajo delante del público e hizo buen uso de su artillería vocal, dejando encantado al respetable.

 

Carmen París destiló arrojo y salero - Foto: Juan Antonio Vázquez
Carmen París destiló arrojo y salero – Foto: Juan Antonio Vázquez

 

También el día 10 pudimos ver, entre otros, a Amparo Sánchez en austero formato de dúo, al trikitilari Xabi Aburruzaga, que hizo pasar un buen rato a los allí presentes, y la actuación de los soneros jarochos Monoblanco, que, en su parte final contó con la presencia de los bertsolaris Igor Elortza y Miren Amuriza, que intercambiaron sus bertsos improvisados con las coplas que repentizaban los mejicanos.

 

Amparo Sánchez desgranó sus canciones en formato reducido - Foto: Juan Antonio Vázquez
Amparo Sánchez desgranó sus canciones en formato reducido – Foto: Juan Antonio Vázquez

 

Xabi Aburruzaga, disfrutando y en casa - Foto: Juan Antonio Vázquez
Xabi Aburruzaga, disfrutando y en casa – Foto: Juan Antonio Vázquez

 

La intención del ExiB Música es la de convertirse en una cita anual de referencia y, a pesar de que ha costado varios años y mucha tenacidad ponerlo en marcha en estos tiempos difíciles, como nos comentaba la directora Adriana Pedret, ahora no puede sino seguir una trayectoria ascendente y convertirse en una cita obligada para las músicas de América Latina en Europa. Desde aquí le deseamos una larga y fructífera andadura.

 

El son jarocho de Monoblanco - Foto: Juan Antonio Vázquez
El son jarocho de Monoblanco – Foto: Juan Antonio Vázquez

 

Escucha el programa especial dedicado al ExiB Música en Mundofonías:
http://www.mundofonias.com/joomla/index.php?option=com_content&view=article&id=718:mundofonias-2014-0505&catid=34:radio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *