Todas las entradas de: Angel Romero

Entrevista con el conjunto de fusión flamenco árabe Mujeres Mediterráneas

Mujeres Mediterráneas es un grupo de mujeres con sede en Granada (España) que incluye a artistas de diversos orígenes, que combinan el flamenco y la música árabe. World Music Central y Músicas del Mundo entrevistó a este grupo emergente.

Mujeres Mediterráneas – foto realizada por José Asensio

¿Cómo surgió el proyecto de Mujeres Mediterráneas?

Mujeres Mediterráneas es una formación musical basada en la convivencia de las músicas y las culturas, concretamente entre el flamenco y la música árabe. Se creó en 2015 como consecuencia del encuentro vital de nuestras músicas en el escenario. El proyecto surgió de un encuentro musical donde coincidieron la cantante árabe, Habiba Chaouf, con la guitarrista flamenca, Pilar Alonso, se creó un intercambio musical y cultural que fue creciendo y dio como fruto el cuarteto actual incorporándose la flautista flamenca, Mixtlan Salomón y poco después la cantaora flamenca, Ana Sola.

En el Universo musical de Mujeres Mediterráneas se entrelazan ritmos orientales y andalusíes entre armonías, coplas flamencas, cantos árabes y melodías sefardíes. Así descubren y experimentan un lenguaje musical personal que dialoga entre Oriente y Occidente de manera libre y lúdica. Disfrutando de la musicalidad y diversidad de los idiomas (bereber, árabe clásico, dariya francés y castellano). Entre los “pellizcos” de la guitarra flamenca, las melodías de la flauta, las variaciones rítmicas del bendir y las palmas flamencas, las voces árabe y flamenca se pasean entre Marruecos, Oriente y España transportándonos a un viaje a través del Mediterráneo, recordando la esencia que conlleva cada cultura.

¿Cómo os conocisteis las cuatro componentes del grupo?

Habiba y Pilar coinciden en un espectáculo de fusión, este encuentro generó una relación de amistad compartiendo las costumbres de sus culturas en ensayos acompañados de la gastronomía de ambos países. En cada ensayo la música estaba presente de manera natural y así mismo se mezclaba, como un guiso que pide diferentes ingredientes. La voz árabe se siente acompañada por las armonías y ritmos flamencos y los siente como suyos y la guitarra se recrea en los melismas árabes como “quejíos”.

Mixtlan, recién llegada de Argentina, con mucho conocimiento del flamenco y de la música árabe, se incorpora al grupo aportando el cante flamenco cantado con la flauta por lo que la llamamos la “flautaora”.

Ana, una de las cantaoras más importantes de su generación, entró más tarde, dando con su fuerza de voz y su versatilidad estilística una visión muy personal de la parte flamenca.

Mujeres Mediterráneas – foto realizada por José Asensio

¿Cuáles son los elementos esenciales de vuestra música?

Trabajamos con “el diálogo entre la voz árabe de Habiba y la voz flamenca de Ana” con el acompañamiento de la guitarra de Pilar y la flauta de Mixtlan, junto a las coplas instrumentales de la “flautaora” y las falsetas de la “tocaora”. Todo esto se completa con los ritmos del bendir que interpreta Habiba y las palmas flamencas de Ana.

¿A quiénes se pueden citar como las principales influencias musicales del grupo?

Nos inspiramos en la música y la poesía clásica árabe y en el flamenco en general dando nuestro “toque personal”. Cada una de nosotras lleva una “mochila” de conocimientos musicales que al poner en común genera un sonido particular.

¿Qué instrumentos musicales utilizáis?

Guitarra flamenca, Pilar Alonso; flauta flamenca, Mixtlan Salomón; bendir árabe, Habiba Chaouf; palmas flamencas, Ana Sola.

¿Cuál ha sido la reacción del público hasta ahora?

El público nos sorprende con su reacción cada vez que nos subimos al escenario. Nos agradece la convivencia de las culturas y la naturalidad que nos caracteriza cuando nos presentamos en público. También vemos que disfruta la complicidad femenina que no es frecuente en el panorama musical actual.

¿En qué situación se encuentra el flamenco en vuestra zona?

El flamenco se encuentra muy saludable en Granada. Desde que fue nombrado Patrimonio de la Humanidad, se cuida y se potencia más. El flamenco llega a cada rincón del mundo y eso hace que se pueda mezclar con todas las culturas, siendo una música muy abierta.

¿Habéis grabado algún disco?

Estamos en proceso de grabación actualmente.

Gran parte de lo que se emite por la radio, internet y películas es pop y hip hop. ¿Cómo divulgáis vuestra música?

Actualmente lo hacemos con videoclips en Youtube y nuestras actuaciones en directo.

¿Hay algún esfuerzo de vuestra parte para dar a conocer el flamenco y las músicas del Magreb?

Tanto las músicas del Magreb como el Flamenco son mundialmente conocidas, nosotras nos encargamos de hacerlas convivir de forma natural, desde el disfrute de la diversidad musical y la complicidad de los aspectos comunes desde donde se encuentran.

Nos gusta compartir nuestra música con todo tipo de públicos incluyendo el público infantil que nos aporta su visión natural de la mezcla desde la inocencia sin prejuicios.

Si pudierais reunir a músicos o grupos musicales para colaborar, ¿a quién llamaríais?

Estamos abiertas a colaboraciones tanto del mundo flamenco como del mundo árabe, siempre que esas músicas fluyan con nuestro estilo.

¿Estáis preparando algún proyecto nuevo?

Estamos preparando la grabación de nuestro primer disco y un nuevo espectáculo donde se muestra la relación lingüística del árabe y el flamenco.

Nueva vida para los grandes de la música sudanesa

Varios Artistas – Two Niles to Sing a Melody: The Violins & Synths of Sudan (Ostinato Records, 2018)

Two Niles to Sing a Melody: The Violins & Synths of Sudan (Dos Nilos para cantar una medodia – Los violines y sintetizadores de Sudán) es una magnífica colección de música producida durante la edad de oro de la música moderna sudanesa en la capital del país, Jartum, en los años setenta y ochenta.

La antología comienza con la encantadora música orquestal impulsada por el acordeón y el violin de la década de 1970 que mezclaba influencias árabes y ritmos africanos seductores.

Con la llegada de los instrumentos electrónicos, los músicos sudaneses comenzaron a usar sintetizadores y cajas de ritmos en la década de 1980, mezclando la tradición con las influencias occidentales.

A mediados de la década de 1980, la creciente influencia de los islamistas seguidores de Hassan Al-Turabi condujo a la represión del consumo de alcohol, la quema de discos y la prohibición de canciones sobre mujeres. Un golpe militar brutal a fines de la década de 1980 trajo al poder a los extremistas de creencia Turabi y aumentaron los ataques contra los músicos. Algunos fueron torturados y muchos huyeron del país o fueron silenciados.

Two Niles to Sing a Melody: The Violins & Synths of Sudan presenta artistas esenciales como Abdel El Aziz Al Mubar y Mohammed Wardi y muchos otros músicos destacados también.

Encontrar las grabaciones originales en Sudán fue una tarea difícil. Afortunadamente, la influencia de la música sudanesa en la región del Sahara fue generalizada en los años 70 y 80. Los productores de Ostinato viajaron a la vecina Etiopía, Somalia, Yibuti y Egipto en busca de cintas de cassette y grabaciones de vinilo.

Con la ayuda de la colaboradora y recopiladora sudanesa Tamador Sheikh Eldin Gibreel, que fue una poeta y actriz famosa en la década de los setenta en Jartum, el equipo de Ostinato restauró y remasterizó la música y la ha lanzado en varios formatos.

La versión en CD de la compilación contiene dos discos y está bellamente empaquetada en un libro de tapa dura que proporciona una visión histórica de cómo la música prosperó en Sudán y luego murió debido a factores políticos y religiosos, ya que los islamistas de la línea dura atacaron y persiguieron a los músicos. Las notas están escritas por Vik Sohonie y editadas por Manish Melwan.

Compra Two Niles to Sing a Melody: The Violins & Synths of Sudan

La cantante y compositora malgache Razia lanza el álbum The Road

En su tercer álbum, The Road (la carretera), la cantante y compositora malgache Razia regresa a su hogar en Antalaha, su lugar de nacimiento en el noreste de Madagascar, donde se cultiva la vainilla.

A la edad de 11 años, Razia Said dejó atrás una infancia idílica en Antalaha para comenzar sus viajes por el mundo como estudiante, activista y músico, viajes que la llevarían a Gabón, la isla de Comoros, Francia, Italia, Bali y Nueva York, en donde comenzó su carrera musical con dos álbumes que recibieron críticas positivas: Zebu Nation (2011) y Akory (2014). Ahora reside en la isla de Santa Lucía en el Caribe.

La música de Razia mezcla las tradiciones malgaches, jazz y pop, y vigorosos mensajes relacionados con la destrucción del medio ambiente y los enormes desafíos que enfrentan hoy las jóvenes naciones postcoloniales como Madagascar. Ahora, en The Road, Razia recurre a su historia personal, y resulta tan convincente como los grandes cuentos de avaricia, corrupción y devastación en el mundo natural que han animado su música en el pasado.

En 2016, Razia fue llamada a su hogar en Antalaha ya que su abuela, la mujer que la crió, estaba gravemente enferma y se enfrentaba a la muerte. A su llegada, la abuela de Razia, Tombozandry, revivió, y estaba claro que Razia estaría allí por algunos meses. Así que invitó a su baterista de Surinam, Harvey Wirht, a unirse a ella y dijo: “Hagamos un álbum“. Llamaron a un gran guitarrista de un grupo de baile local. Aunque muy solicitado por los mejores artistas de salegy, Raledey aceptó acudir a Antalaha y ayudar con este álbum. Los tres músicos alquilaron un piso y se pusieron a trabajar.

La idea era hacer canciones sin arreglos complejos, acústicas, para crear un paisaje sonoro más adecuado para los delicados temas que Razia quería abordar, y que pusiera su voz al frente y en el centro.

Razia nació en 1959. Su madre tenía 17 años y su padre no estaba dispuesto a casarse con su madre, ya que ambos provenían de ramas incompatibles del Islam. Con el corazón roto y avergonzado, la madre de Razia dejó a la niña en Antalaha con su propia madre, Tombozandry, y se fue a la isla de Comoros. Aunque regresó para estar con Razia once años después, las dos nunca han estado cerca, y la madre y el padre de Razia nunca hablan en absoluto. Esta historia estuvo siempre presente para Razia mientras trabajaba en The Road, ya que todas estas personas aún vivían en Antalaha. “Mi madre vivía a unos cinco minutos de donde yo estaba“, recuerda Razia. “Mi abuela estaba a unos diez minutos en auto, y mi padre estaba a unos cuatro minutos a pie. ¡Así que tenía todo el resto de mi vida a mi alrededor!”

Los horizontes nuevos de la música acadiana de Vishtèn

Horizons (Horizontes) es el nuevo álbum del grupo canadiense Vishtèn. Horizons presenta composiciones originales que amalgaman los géneros musicales actuales y tradicionales, así como los textos y las melodías tradicionales de Acadia.

El estilo de este grupo francófono se basa en el ritmo contagioso del zapateado y la voz, fusionado con el violín, la guitarra, el acordeón, la mandolina, las flautas, el piano, el bodhrán (pandero irlandés) y la guimbarda.

Para este nuevo álbum, los artistas han optado por ir un paso más allá al presentar nuevos instrumentos como la guitarra eléctrica y el piano, así como bailes típicos y las melodías de canciones pegajosas.

El trio lo integran Emmanuelle (voz, mandolina, zapateado, guimbarda, pitos, pandero y baile) y Pastelle LeBlanc (voz y acordeón) de la región Evangeline de la Isla Prince Edward, y Pascal Miousse (violin, guitarra y voz) procedente de las islas Magdalenas.

Los discos anteriores del grupo son: Vishten (2004), 11:11 (Coop Breizh, 2007), Live (Distribution Plages, 2008), Mosaïk (Coop Breizh, 2012) y Terre Rouge (Distribution Plages, 2015).

Una noche con Rubén Blades, la Lincoln Center Orchestra y Wynton Marsalis

Rubén Blades, el gigante de la salsa, compositor de canciones, actor, activista y ganador de varios Grammy, colaboró con la Jazz at Lincoln Center Orchestra con Wynton Marsalis en 2014 para llevar a cabo una experiencia extraordinaria. Fue una serie de actuaciones en el escenario Jazz at Lincoln Center. En estas noches tan especiales, los mundos de la salsa y el swing se mezclaron. El resultado es el album Una noche con Rubén Blades.

La Orquesta de Jazz del Lincoln Center con Wynton Marsalis la dirigió el bajista Carlos Henriquez. Rubén Blades algunos de sus temas mas conocidos como “Pedro Navaja”, “Patria” y “El Cantante”, así como estándares de la era del swing como “Too Close for Comfort” y “Begin the Beguine”.

Conozco a Rubén Blades desde que tenía dos años, o al menos siento que sí“, dice Henríquez. “Sus álbumes, y el sonido y la calidez que generaron, llenaron el apartamento de mi familia en 146th y Brook Avenue en el Bronx, y su música fue una de mis primeras influencias“.

El jazz es la historia de tomar partes viejas y construir algo nuevo“, continúa. “Cuando Rubén se unió a nosotros para nuestras actuaciones en el Jazz en el Rose Center del Lincoln Center, hicimos exactamente eso usando el Great American Songbook y los ritmos afrocubanos que impulsan toda la maravillosa música que Rubén cantó esa noche. La música que arreglé para que Rubén Blades tocara con la Orquesta suena a Panamá, Nueva Orleans y Nueva York, todo en uno. Esos sonidos forman el corazón de todas nuestras historias como músicos, y al combinarlos, reafirmamos que estamos todos juntos en esto“.

Instrumentos de lengüeta

Sherman Irby – saxofón alto y saxofón soprano
Ted Nash – saxofón alto, flauta, piccolo
Victor Goines – saxofones tenor y soprano, clarinete
Walter Blanding – saxofón tenor
Joe Temperley – saxofón barítono *
Paul Nedzela – saxofón barítono

Trompetas

Ryan Kisor
Kenny Rampton
Marcus Printup
Wynton Marsalis

Trombones

Vincent Gardner
Chris Crenshaw
Elliot Mason

Sección de ritmo

Dan Nimmer – piano
Carlos Henríquez – Bajo
Ali Jackson – tambores

cantante solista, maracas – Rubén Blades

Invitados especiales:

Eddie Rosado – voz de acompañamiento
Bobby Allende – congas, coros
Marc Quiñones – timbales, coros.
Carlos Padron – bongos, cencerro
Seneca Black – trompeta
* No actuó en este concierto.

Compra Una noche con Rubén Blades

Field Trip, folclore finlandés de cámara

Petri Hakala y Piia Kleemola – Field Trip

Los músicos finlandeses Petri Hakala y Piia Kleemola han editado el álbum Field Trip (viaje de estudios) con el sello Kihtinäjärvi Records. Se trata de viejas canciones populares finlandesas y un par de temas nuevos, que el dúo interpreta con formato de música de cámara, con bastante improvisación.

Petri Hakala toca la guitarra y la mandola. Piia Kleemola toca el violín.

Compra Field Trip

Diego El Cigala, el gran cantante de flamenco español, regresa al Fillmore de Miami Beach el 9 de noviembre

El cantante de flamenco español Diego el Cigala, conocido por sus mezclas de las tradiciones europeas y afrocubanas, regresará a Miami el viernes, 9 de noviembre. Dará un concierto especial en vivo titulado “15 años de Lágrimas Negras” en The Fillmore Miami Beach.

El Cigala presentará una selección de sus canciones más populares del álbum Lágrimas Negras junto con los temas del álbum Indestructible para celebrar el lanzamiento del nuevo documental llamado “Indestructible: The Soul of Salsa”.

The Orchard y Sony Music Latin lanzarán el documental a escala global el martes 6 de noviembre, a través de plataformas digitales y bajo demanda.

Compra de entradas

Daniele Cossellu, fundador de Tenores di Bitti, gana el Premio de Oro Andrea Parodi

El artista sardo Daniele Cossellu, fundador del grupo esencial Tenores di Bitti “Remunnu ‘e Locu”, ha recibido el Premio de Oro Andrea Parodi (Premi Albo D’oro) de 2018. El premio se otorga cada año a una figura prominente enel panorama de las artes escénicas y la cultura italiana.

Cossellu ha difundido la cultura ancestral del “canto a tenore” de Cerdeña entre los jóvenes y por todo el mundo. Atrajo la atención de Peter Gabriel, quien produjo el álbum “S’amore ‘e mama” de Tenores di Bitti en 1996, lanzado por el sello de músicas del mundo Real World Records.

El premio será un objeto de artesanía artística creado ad hoc por Roberto Ziranu.

La undécima edición de los premios de músicas del mundo Parodi está programada para llevarse a cabo del 8 al 10 de noviembre en Cagliari en el Teatro Auditorium Comunale.

Foto del titular: Daniele Cossellu – Foto de Gigi Marras

Appleseed Recordings celebra su 21 aniversario con la caja de 3 CDs Roots and Branches

El sello estadounidense Appleseed Recordings está celebrando su 21 aniversario con una recopilación colosal de 57 canciones que ilustra algunos de los asuntos más importantes de nuestro tiempo: la violencia con las armas de fuego, la epidemia de opioides, el dinero oscuro en la política, la reforma de la justicia penal, la desinformación como arma política, la injusticia en la frontera sur de Estados Unidos y mucho más.

La caja de 3-CDs Roots and Branches (Raices y Ramas) presenta desde cantautores a músicos de blues y rock, incluyendo Bruce Springsteen, Tom Morello, Donovan, Joan Baez, Billy Bragg, Roger McGuinn, Judy Collins, Ani DiFranco, Tim Robbins, John Wesley Harding, Tom Russell, Bonnie Raitt, Jesse Winchester, Pete Seeger y Jackson Browne.

Desde su fundación en 1997, Appleseed ha prestado su voz a temas importantes: protestar contra el Apartheid en Sudáfrica y la Guerra de Irak, luchar por la paz en Irlanda del Norte y la igualdad de matrimonio en los Estados Unidos y mucho más. Como dice Tom Morello en el libreto del álbum, “la responsabilidad de un músico es simple, y es, a través de tu música, decir la verdad”.

Compra Roots and Branches

Chucho Valdés revisa su grabación fundamental Jazz Batá con una nueva versión

Jazz Batá 2, el primer álbum del compositor, pianista y director de orquesta Chucho Valdés para el sello Mack Avenue Records, marca un nuevo auge de creatividad para el artista cubano, incluso mientras retoma el concepto de grupo pequeño de su álbum cubano de 1972, Jazz Batá. Al álbum original, en el momento del lanzamiento, se le consideró experimental en ese momento. Era un trío sin batería con dos virtuosos que luego serían miembros fundadores de Irakere: Carlos del Puerto (bajo) y Oscar Valdés (tambor batá).

Grabado en dos días y medio en el estudio de John Lee en Nueva Jersey, Jazz Batá 2 es a la vez rítmico y lírico. “Apliqué a mis solos los diferentes ritmos del batá“, dice Chucho. “El piano es, por supuesto, un instrumento armónico, pero también es percusivo, y puedes tocar percusión con él“.

Valdés dejó de lado el formato de grupo pequeño impulsado por batá a raíz de la explosiva popularidad de Irakere en 1973, pero siempre ha querido volver a él. Ahora lo ha hecho con Jazz Batá 2, “con más recursos, en todos los sentidos“, dice, “con un panorama más amplio“.

Chucho Valdés – Jazz Batá 2

Los tres músicos de apoyo, Yaroldy Abreu Robles, Dreiser Durruthy Bombalé y Yelsy Heredia, son de la región de Guantánamo y tienen profundas raíces en la cultura musical cubana, además de estar formados en el conservatorio. Yelsy y Dreiser crecieron juntos, asistieron juntos a la escuela de música, se graduaron juntos y han estado tocando música lado a lado, literalmente, toda la vida. Yaroldy, quien toca una amplia variedad de tambores (congas, batá, bongó, percusión orquestal) ha trabajado con Valdés durante 20 años. “Él siempre sabe lo que voy a querer hacer“, dice Valdés.

Jazz Batá 2 también marca el centenario del difunto padre y maestro de Chucho Valdés, Ramón “Bebo” Valdés (n. 1918). Estos dos gigantes de la música cubana compartieron cumpleaños, el 9 de octubre, por lo que el número 100 de Bebo será el número 77 de Chucho. Entre los dos, han ejercido una influencia musical fundamental desde la década de 1940. La creación por parte de Bebo de la batanga comercialmente fracasada pero artísticamente exitosa, que combinó los tambores batá con una banda de jazz de última generación, fue una inspiración directa para el jazz de Irakere impulsado por el batá, así como para Jazz Batá y su continuación.